Fray Aquilino de Titulcia

Promotor vocacional

Fray Aquilino Castillo Alvarez
Guardián del convento de las Palmas (Betfagé) 

P.O.B. 186 - Betfage 
91001 Jerusalem 
ISRAEL

Tel.: 02-628.43.52 
Fax: 02-628.43.52

E-mail: fratitulcia@yahoo.es

- Fray Aquilino en la COPE -
00:00 / 00:00

Fray Aquilino en televisión española

Fray Aqui­lino Cas­ti­llo es na­tu­ral de Ti­tul­cia (Madrid) y descubrió su vo­ca­ción franciscana en Tie­rra San­ta, don­de lle­va más de dos dé­ca­das sir­vien­do a la Cus­to­dia de los San­tos Lu­ga­res.

 ¿Cómo llegó a Tie­rra San­ta?

Fue en el año 1996. Yo es­tu­dia­ba fi­lo­lo­gía he­brea y ara­mea en la Uni­ver­si­dad Com­plu­ten­se de Madrid. Fue en­ton­ces cuan­do el De­par­ta­men­to de Es­tu­dios He­breos y Ara­meos me con­ce­dió una beca para es­tu­diar en la Uni­ver­si­dad He­brea de Je­ru­sa­lén… Y aquí me en­con­tré de pron­to. Es­tu­dié en la uni­ver­si­dad, pero la re­si­den­cia era muy cara, así es que, jun­to a mis com­pa­ñe­ros, pedí alo­ja­mien­to en la Hos­pe­de­ría de las Fran­cis­ca­nas Mi­sio­ne­ras de Ma­ría. Ese año me enamo­ré de Cris­to y de su Tie­rra. Ter­mi­na­dos mis es­tu­dios, me en­ca­mi­né a Roma a em­pe­zar mi for­ma­ción en la Cus­to­dia.

¿Cuál es su co­me­ti­do prin­ci­pal?

Son va­rios. Sir­vo a la Cus­to­dia en el con­ven­to de Bet­fa­ge. Es un con­ven­to pe­que­ño. So­mos tres frai­les y allí soy pá­rro­co de unas 160 fa­mi­lias. Ade­más, soy el ani­ma­dor vo­ca­cio­nal de la Cus­to­dia y coor­dino los equi­pos de pas­to­ral ju­ve­nil, cuya res­pon­sa­bi­li­dad es in­for­mar, guiar, acom­pa­ñar en el dis­cer­ni­mien­to a to­dos aque­llos jó­ve­nes que sien­ten la lla­ma­da es­pe­cial a for­mar par­te de la Cus­to­dia de los San­tos Lu­ga­res. Soy tam­bién re­pre­sen­tan­te le­gal de la Cus­to­dia para Es­pa­ña y di­rec­tor del Cen­tro Tie­rra San­ta de Ma­drid, con lo cual hago fre­cuen­tes vi­si­tas a Es­pa­ña.

De to­dos los lu­ga­res san­tos, ¿cuál tie­ne un ma­yor sig­ni­fi­ca­do per­so­nal para us­ted?

Para mí, sin lu­gar a du­das es la Ba­sí­li­ca de la Anás­ta­sis, que en Eu­ro­pa lla­ma­mos San­to Se­pul­cro. Ahí na­ció mi vo­ca­ción como fran­cis­cano, como cus­to­dio de los San­tos Lu­ga­res, pero, so­bre todo, ahí tomé con­cien­cia ple­na de mi fe. Di­ga­mos que ahí ele­gí ser de ver­dad cris­tiano.

¿Qué ne­ce­si­ta la Cus­to­dia en este mo­men­to?

Pe­re­gri­na­jes. La Cus­to­dia ne­ce­si­ta que la gen­te pe­re­gri­ne, que lo haga de ver­dad, que ven­ga, que vea, dis­fru­te, se im­preg­ne de los San­tos Lu­ga­res, de la Pa­la­bra de Dios. Que los fie­les crez­can en la fe, por­que en­ton­ces ten­dre­mos vo­ca­cio­nes, pá­rro­cos, pa­rro­quias, re­li­gio­sos y re­li­gio­sas que for­ma­rán la es­pi­na dor­sal de una so­cie­dad cris­tia­na. 

  • Icono social Instagram

©2018 by OFM. Centro Tierra Santa